Nuestra Historia

fotografia

Encuentro Latinoamericano De Mujeres Afrodescendientes

Esta Red surgió como parte del cuestionamiento y la ausencia de las mujeres afrodescendientes al interior del movimiento de mujeres y feministas, en los que había falta de comprensión de la diversidad, incluyendo la diversidad racial al interior de los movimientos *.

La historia de esta Red y los pasos previo a su fundación, tienen hitos y momentos cruciales en Cuba, desde 1981, durante el primer Encuentro feminista en el que comenzó la organización de las mujeres negras de la región. Más adelante, durante el Primer Encuentro de Mujeres afrodescendientes realizado en República Dominicana el año 1992 para dialogar sobre la agenda de Beijing, nace la Red, como un espacio de articulación de movimientos de mujeres negras de América Latina y el Caribe; instrumento político de reflexión, intercambio, denuncia y propuesta para el desarrollo de las mujeres afrodescendientes. Por eso instauramos el 25 de Julio como el día para reivindicar nuestra existencia, nuestras luchas, contribuciones, aspiraciones y apuestas en todos los ámbitos.

Nos planteamos la importancia de articularnos regionalmente, permitiendo desde la cercanía geográfica la identificación de problemas comunes y/o complementarios; dando lugar a la concreción de acciones comunes, intercambio y cooperación. Nuestras discusiones inicialmente se centraron en temas de las Conferencias de Naciones Unidas y tuvimos presencia en la Conferencia de Viena en 1993 y en la IV Conferencia sobre la Mujer en Beijing en el año 1995. Cuando nos reunimos un año más tarde levantamos un discurso de interpelación hacia nuestros Estados en relación a nuestros derechos. Posicionamiento que ha perdurado.

En la Red participamos mujeres afrodescendientes a título individual y en representación de organizaciones, activas en 30 países del mundo, con másde 450 integrantes. En todos nuestros escritos y posicionamientos, siempre establecemos que el ejercicio y disfrute de los derechos está conectado primero, con el combate al racismo, y eso forma parte de la justicia sexual, de la justicia de género y de la justicia económica.

* En ese contexto, en 1983 en Perú, durante un segundo encuentro, las mujeres presentes produjeron una Declaración planteando la necesidad de abordar la temática étnico-racial.

Luego en los siguientes encuentros feministas siempre había espacio de mujeres afrodescendiente para reflexionar sobre el feminismo y la problemática etno-racial y a lo interior de esos encuentros siempre se producían declaraciones, se motivaban talleres, se promovían ejes específicos. Iniciativas para recordar de manera permanente la particularidad de las mujeres en su situación etno-racial como parte de los abordajes en los espacios.

Es así como en el encuentro feminista en Brasil en 1985 se crea el primer equipo de mujeres que iban a trabajar para la organización del primer encuentro de mujeres negras que en ese tiempo no nos llamábamos mujeres afro descendientes. Se creó el primer equipo de trabajo inter-regional. No había recursos para ello pero aprovechando otras reuniones fuimos generando los espacios de organización de ese encuentro de mujeres afrosdescendientes. Hubo presencia en ese encuentro de mujeres provenientes de 22 islas del Caribe, cantidad de mujeres de la Diáspora residiendo en Estados Unidos y una fuerte presencia de mujeres de América Latina.